Buenos y bellos días. Cómo está volando Octubre. ¿Os estáis dando cuenta? Con pie y medio casi en Noviembre, esta fría mañana de jueves me acerco, como siempre, para desayunar contigo. Y lo hago llena de ilusión, fuerza, sueños nuevos, amor del bueno, inspiración y magia. Sí, cuánta felicidad y ella lo llena todo gracias a la influencia que sobre mí ha ejercido nuestro protagonista de hoy. Él es Bret Fernández, Chef Jefe del Restaurante Alcabre, situado en el interior del Hotel Pazo los Escudos de Vigo. De su mano, como nos gusta a nosotros, caminaremos por su apasionante vida y degustaremos su extraordinaria propuesta culinaria. Arte y creatividad en sus manos, pasión y entrega en el alma, sensibilidad y sentido en sus platos. Brutal.

Bret Fernández nos abrió las puertas de su cocina en el genial Restaurante Alcabre en Vigo.

Bret Fernández y Raquel Veiga, Jefa de Sala

Ya conocéis la especial predilección y debilidad que siento por el Hotel Pazo Los Escudos de Vigo, un lugar excelente al que ya os recomendé ir y, simplemente, dejaros llevar. Pues ahora los vigueses estáis de enhorabuena. El hotel decidió hace unos cuantos meses retomar la gestión del restaurante, que anteriormente era externa. Para ello, la dirección del Pazo apostó por meter en su cocina al gran Bret Fernández, uno de los cocineros gallegos más exitosos del momento y cuyo proyecto gastronómico es sencillamente magistral. Brillante.

Salón del Restaurante Alcabre de Vigo.

El acogedor comedor del restaurante

Despacio, porque tenemos de todo menos prisa, nos ponemos en marcha para saborear este momento tan especial y arrollador. Sentada ya en el Restaurante Alcabre, me dispongo a disfrutar de cada segundo. He oído hablar mucho de la cocina del joven maestro Bret, tener la fortuna de poder probarla hace que todos mis sentidos se despierten al mismo tiempo. Observo, aprecio, comprendo y entonces, aparece ella. Raquel Veiga, Jefa de Sala, hace que mi paseo sereno por la cocina de Bret sea sublime. Profesionalidad máxima, concentración extrema, sencillez contagiosa. Ya os adelanto que ella y todo su equipo hicieron que mi experiencia fuera de 10. Servicio impecable, acogedor comedor, trato exquisito. Talento.

Bret Fernández, Chef Jefe del Restaurante Alcabre de Vigo.

Arte en la cocina

Hace ya tiempo que me he dado cuenta de que lo mejor que puedes hacer cuando conoces a un cocinero tan creativo, original y diferente es cerrar los ojos y ponerte en sus manos y eso es precisamente lo que hice. Y él no dejó de sorprenderme desde el mismo inicio de la noche. Fue una continua e inesperada explosión de sabores en la boca, una exaltación de colores en la mesa. Fue una aventura apasionada y apasionante. Admirable.

Algunos de los platos del Restaurante Alcabre de Vigo.
Algunos de los platos que probé

En la carta del restaurante podréis encontrar dos tipos de Menús Degustación increíblemente imaginativos y exquisitos, pero también podéis optar por elegir entre diferentes platos de marisco, pescado o carne cuya calidad es superior. Si a todo ello le unimos la genuina mano de Bret, el resultado fue una cena mágica, diferente, memorable. Dejar hueco para el postre, os sorprenderá. Auténtico.

Una de las dos cocinas dek Restaurante Alcabre. De paseo por mi cocina.

La cocina de la que salen las maravillas de Bret

Ya llevamos unos cuantos meses paseando por la vida juntos, así que ya me conocéis. Antes de finalizar la cena ya soñaba con saber quién era la persona que estaba detrás de tan deliciosas innovaciones y deseando meterme en su cocina. Su juventud impresiona y su potencial, asusta. Bret Fernández recibió la llamada del Pazo para comandar el nuevo rumbo de su nave en la cocina, por lo que además del restaurante, el chef gallego también lleva de forma soberbia todos los eventos que se realizan en el hotel. Velocidad.

Salón de eventos del Hotel Pazo los Escudos.

Salón de eventos con fantásticas vistas a la Ría de Vigo

Este lucense quiso renovar por completo el concepto gastronómico que existía en el hotel. Para conseguirlo sabía que quería unir dos factores determinantes: La excelencia en el producto local y elaborarlo con cocciones modernas. Así, tanto los platos de la carta como los Menús Degustación que podréis tomar están hechos con los mejores pescados, mariscos y carnes, sobre los que aplica técnicas nuevas, frescas, diferentes, creativas, alucinantes. Arte.

Langostino en Tempura y Tartar de vaca del Restaurante Alcabre.

Langostino en tempura y Tartar de vaca

Por fin llega el momento de meternos en la piel de Bret y conocer sus orígenes, sus sueños, sus objetivos, su trayectoria de vida. Formado en la Escuela de Hostelería de Lugo, muy pronto se dio cuenta de que viajar, salir, conocer, empaparse en la lectura, adquirir conocimientos y experiencias era lo que le iba a terminar de formar como el fantástico chef que es hoy en día con solo 32 años. Su propuesta no te deja indiferente y su humildad, tampoco. Trabajó cerca de dos años en El Celler de Can Roca, momento que evoca con especial cariño. «Me trataron muy bien», me cuenta con cierta melancolía que, sin embargo, no me impide apreciar la belleza del recuerdo. Pasado.

Algunos de los aperitivos de Bret Fernández en el Restaurante Alcabre.

Ostra, Mejillón, Zamburiña, Almeja

Hombre de alma inquieta, sus vivencias previas a aterrizar en Alcabre le llevaron por distintos puntos de la geografía española, de donde ha tratado de absorber lo mejor de cada lugar. Muy consciente de la extraordinaria materia prima que tenemos en nuestro país, lo que siempre ha tratado es de aprovechar al máximo el producto local que le ofrecía cada sitio, componiendo sus propias y fascinantes creaciones. Quizás por ello uno de sus sueños es montar algún día un restaurante propio en su querido Lugo y estoy segura de que ese sueño lo culminará con sonado éxito. Futuro.

Bao de costilla y brocheta de chipirón elaboradas por Bret.

Bao de costilla y brocheta de chipirón

Ahora vive centrado en esta nueva experiencia culinaria en Vigo, muy centrado. El restaurante está siendo extraordinariamente bien valorado por los comensales que acuden a probarlo, pero Bret echa de menos a los clientes locales. El hecho de que acudan al restaurante más foráneos que vigueses, quizás se deba a que un hotel de cinco estrellas se suele asociar a precios elevados. Sin embargo, la realidad es que la relación calidad precio es fantástica, ya que además de la innovación en la cocina y de los magníficos productos que presenta, hay que valorar también el profesional servicio, el enclave brutal y la genialidad del Jefe de cocina. Presente.

Navaja y sadina con tomate.

Navaja y Sardina con tomate

El salmonete es su pescado fetiche y me expresa que su amor del bueno por la cocina comenzó cuando hacía de cocinillas para su querida novia, inspiración sin duda de este maestro gallego. Como lo son también sus viajes al sudeste asiático, donde confiesa disfrutar muchísimo. Apasionado, en constante crecimiento, en serena progresión, en perfecta evolución. Movimiento.

Aperitivo de ensaladilla

Seguimos de paseo por su cocina y le agradezco su tremenda generosidad al abrirme de par en par las puertas de su mundo y regalarme su preciado tiempo. Raquel nos acompaña en la visita por las entrañas de las cocinas, el hotel dispone de dos extraordinarias que utilizan según la dimensión del evento que tengan entre manos. Cómo iba a disfrutar yo metida allí dentro horas y horas viéndoles en acción con tanta pasión. El ambiente que se respira es sensacional y ello hace posible que todo fluya con una naturalidad fascinante. La complicidad del equipo de cocina con el de sala es genuina. Veo como el también jovencísimo y mano derecha de Bret en los fogones, Pablo Rodríguez, prepara una espectacular masa de empanada. Y creerme que transmite una paz bestial. Equipazo. 

Langostino, berberechos y ceviche del Restaurante Alcabre.

Langostinos, Berberechos y Ceviche.

Retengo cada instante de este genial momento en mi mente. Camino despacio hacia la salida de las cocinas, pero en cada rincón encuentro detalles que llaman mi atención sin parar, utensilios de cocina increíbles con los que empiezo a imaginarme al gran Bret Fernández elaborando alguna de sus creaciones. Infinitas excusas para no acabar con la magia que se ha creado en este momento. No, no quiero marcharme de allí, quiero impregnarme de sus olores, de sus sabores, de su sutileza, de su grandeza. Quiero.

Crujiente de pollo al curry de Bret Fernández.

Crujiente de pollo al curry

Sin embargo, el inexorable paso del tiempo me recuerda que tanto Bret como Raquel tienen que seguir con sus quehaceres y que yo debo proseguir por el bello discurrir de mi vida. Cómo me cuestan las despedidas. Es algo de siempre, de toda la vida, no me gustan nada, pero entiendo que ha llegado el momento. En la misma cocina, le doy un abrazo fuerte y las gracias a Bret y a su equipo por su generosidad, su ingenio, su humildad, su mano experta y amiga, su charla pausada y enriquecedora, su talento con mayúsculas. Me llevo sus sabores y recuerdos en la maleta, pero antes de hacerla me despido de Raquel y le doy mi más sincera enhorabuena a ella y todos sus compañeros de sala por su saber estar, su trato amigo y exquisito, por su delicadeza. Abandono poco a poco el salón y no, no puedo evitarlo: Detengo un segundo el tiempo, giro la cabeza y visualizo instantes únicos. Brutal.  

El salmón y el salmonete que preparan en el Raestaurante Alcabre.

Salmón y Salmonete

¿Conocéis el Restaurante Alcabre? La nueva apuesta gastronómica del Hotel Pazo los Escudos no os dejará indiferentes. Os sorprenderá y hará que se despierten todos vuestros sentidos. Una experiencia de lo más recomendable y apasionante, con el maestro Bret a la altura de los más grandes. Antes de finalizar nuestro precioso paseo quiero dar la enhorabuena y las gracias de forma muy especial al elfotogastro, por las espectaculares fotografías que ha realizado de los platos de Bret Fernández y por permitirme mostrároslas a todos vosotros. Don Luis, graciñas. Espero que paséis una semana muy bonita, muy llena de amor del bueno, del nuestro. Y si hacéis puente, como yo, que lo disfrutéis al máximo. Si os apetece, os espero el jueves 7 de noviembre para seguir caminando juntos de la mano por la vida. ¿Me acompañas?

Los platos del Restaurante Alcabre.

Fotos cedidas por @elfotogastro