Hoy os quiero embaucar en una de esas historias que me vuelven loca y que tratan de amor a primera vista. Aunque aún no lo sepáis, poco a poco os iréis dando cuenta de que estoy locamente enamorada de Málaga, pese a nacer en Vigo y fijar mi residencia en Madrid. Sin embargo, la atracción que he sentido por esta bella y renacida ciudad hace que viaje allí varias veces al año. Hoy me desplacé al Barrio de las Artes, al Soho malagueño y nada más encontrarme con el Restaurante El Imperdible, el impacto fue brutal y nació una relación de amor que sé que jamás se romperá.

Equipo de trabajo de El Imperdible de Málaga.

Jesús e Ignacio Carmona, en la puerta de El Imperdible con parte de su equipo

Sentada en la maravillosa terraza de este restaurante, la inspiración nace con cada plato que veo pasar, con cada cliente que veo que no duda en entrar, con la cara de satisfacción con la que salen los que ya han cenado. El destino siempre te guarda sorpresas poderosas que acaban convirtiendo tu vida en ratitos de felicidad que no debes desaprovechar. Yo me agarro a éste y os invito a viajar conmigo hasta el Soho de Málaga donde conocí algo diferente, alternativo, vanguardista, potente y sofisticado, pero al mismo tiempo de lo más acogedor y fresco. Bienvenidos a El Imperdible.

Restaurante El Imperdible, en el Soho de Málaga.

La decoración de El Imperdible es moderna y con gran personalidad

Mi afán por conocer, por saber para poder recomendaros me lleva a hablar primero con uno de los camareros. Me cuenta que los propietarios del local son dos jóvenes emprendedores que han puesto sus ojos en el Soho desde hace tiempo y que han querido hacer renacer esta zona de la ciudad que hasta hace no mucho estaba abandonada. «Son dos de los grandes impulsores del renacimiento del Soho malagueño», me cuenta. Pero va un poquito más allá y me explica que aunque llevan un tiempo abiertos, acaban de fichar a dos auténticas figuras del mundo de la cocina. Ya me conocéis, enseguida pregunté si los podía ver y charlar un rato con ellos.

La carta de este restaurante andaluz es muy variada.

La carta os sorprenderá muy positivamente

Dicho y hecho. Así son en Málaga. Ignacio y Jesús Carmona. Jesús e Ignacio. Éste es el dúo perfecto con el que El Imperdible ha decidido apostar de forma categórica. Ignacio es el Chef Ejecutivo. Nada más conocerlo entiendo los motivos del éxito de este joven restaurante. Formado en la prestigiosa Escuela de La Cónsula, su experiencia entre fogones y su constante caminar por nuevos horizontes le han llevado a convertirse en uno de los valores más potentes del actual mundo de la gastronomía. Innovación, creación constante y manos privilegiadas. Capaz de conseguir sabores únicos que no os dejarán indiferentes.  Os lo aseguro.

Comedor del restaurante andaluz.

Cada espacio muestra el particular carácter de este restaurante

Ignacio tiene que dejarme, le reclaman en cocina. Le releva Jesús, Personal Manager, pura fuerza, alegría, cabeza fría y dilatada experiencia. Con él al mando la sensación es de que nada puede salir mal. Llega el malagueño a mi mesa en la terraza con la sugerencia de la semana, Tartar de pez mantequilla. Me explotan en la boca los sabores, me lleva a otra dimensión.  Jesús me confiesa entre bocado y bocado que ambos estarán al frente de Cayetana, el nuevo restaurante, de los mismos dueños que El Imperdible, que abrirá sus puertas en muy pocos días y que estará a unos metros del primero, en la misma calle Casas de Campos.

Las tapas son deliciosas.

Tartar de pez mantequilla. Impresionante

Antes de despedirse, Jesús me enseña la carta con la que se estrenarán en Cayetana. Qué privilegio. Me parece soberbia, puro arte, innovación, frescura y  determinación. Le deseo el mayor de los éxitos y le aseguro que regresaré con ganas infinitas de conocer este nuevo proyecto que tiene una pinta extraordinaria y que refleja el carácter de los Carmona en estado puro.

La decoración de El Imperdible está llena de detalles.

Tomarse una copa al finalizar la cena es una opción extraordinaria

Ya casi me estoy yendo, pero no puedo dejar de seguir probando los platos que  me ofrece El Imperdible. Pero si tuviera que haceros una recomendación sobre qué elegir cuando os animéis a saborearlos, no sabría qué deciros pues todos los que probé me parecieron soberbios en un paladar tan exigente como el mío. Por tanto, mi consejo sólo puede ser que os acerquéis y seáis vosotros mismos los que descubráis el encanto de este lugar donde, además, el servicio es inmejorable y la decoración para enmarcar.

Brocheta de pollo al curry.

Una hamburguesa en la terraza es una gran idea.

De la tierra y el mar

 

 

Auguro un camino de rosas y éxito eterno a los Carmona con El Imperdible y Cayetana. El sendero está trazado, el marco es incomparable y la armonía del trabajo en equipo y de una cocina diferente y auténtica marcan la mejor diferencia. Enhorabuena a ellos y al grupo empresarial que ha sabido tener la visión de engrandecer sus negocios con estos dos artistas de pura raza.

Milhojas de tiramisú del restaurante andaluz.

Milhojas de tiramisú y toffe de café

¿Conocéis el Restaurante El Imperdible de Málaga? ¿Habéis estado en el Soho malagueño? No os lo podéis perder. Os sorprenderá. ¿Me acompañas?