Buenos y bellos días. Ya hemos estrenado oficialmente la primavera y se nota, se siente en el despertar de la vida y también, en el adiós de los días. He disfrutado intensamente del mes de marzo que ya se va, de sus olores inconfundibles, de sus colores brutales, de tantos y tan extraordinarios paseos. Y he tenido la inmensa suerte de poder subirme a El tren de la costa que tan deliciosamente bien conduce Teresa Zaragoza. Ella ha hilado con mucho amor una historia apasionante que descubriremos juntos a través de un fantástico viaje de la mano, como nos gusta a nosotros, de esta genuina emprendedora valenciana. Me confieso enganchada a sus bolsos, a su marca, a ella. Irresistible tentación. Vamos.

Teresa Zaragoza es la creadora de la marca El tren de la costa.

Teresa Zaragoza, creadora de El Tren de la costa

Esta mañana sí consigo presumir de mi puntualidad británica. Accedo diez minutos antes de la hora fijada a una de las tiendas/restaurante que Cristina Oria tiene en Madrid. Allí nos hemos citado. El café está abarrotado, pero hay una mesa esquinada para dos personas pegada a un ventanal que parece estar destinada a nosotras. Muy pronto me lo confirma la amable camarera, que rápidamente me acompaña a mi asiento. Disfruto del momento, me lleno, respiro profundo y dejo que la mágica luz que entra por el cristal enmarque el instante. La sonrisa de ella lo llena todo, por eso enseguida me doy cuenta de que Teresa ha llegado a nuestro encuentro. Ilusión. 

Uno de los fantásticos diseños de El tren de la costa.

Enamorada de este bolso

Con su presencia preciso de únicamente un segundo para nuevamente darme cuenta de que mi fortuna es ilimitada. Así me siento, así lo expreso y así compruebo el alucinante hechizo que se ha generado en torno a nuestra mesa. El bullicio está, aparece como un eco latente a mi espalda, pero no incomoda ni perturba mis sentidos. Me acomodo dentro de El tren de la costa. El viaje ha comenzado. ¿Preparados?

Los estampados de los bolsos de El tren de la costa son ideales.

Modelos únicos y muy bellos

Conocí esta marca gracias a @dosqueparecenuna. Ya sabéis lo mucho que me gustan los Boogys de Lucía y un día ella me descubrió los bolsos de Teresa en su perfil de Instagram. Sí, fue amor a primera vista. Cogí ese tren que ya llevaba unos cuantos años en marcha sin yo saberlo y desde entonces no me he bajado. Me identifico con sus bolsos, sus bolsas de viaje, sus neceseres, sus bolsas para los zapatos, sus telas, su estilo, sus diseños únicos y diferentes al resto. Cautivada. Y claro, ya me conocéis, quise ponerme delante de la persona que está al frente de este precioso proyecto que genera en mí un buen rollo incuestionable todos los días. Fascinada.

Los Boogys de @dosqueparenuna adornan algunos de los bolsos que diseña Teresa Zaragoza.

Los Boogys de Dosqueparecenuna en los bolsos de Teresa

Una de las cosas que más me gusta de los emprendedores que aparecen en mi camino y que os presento es su determinación por hacer lo que más les llena, lo que completa sus vidas. Teresa descubrió muy pronto que le entusiasmaba coser. Siendo niña y yendo al colegio le encomendaron la ardua tarea de coser una falda. De niña y en el colegio, ése fue el inicio de este idílico romance donde triunfa el amor del bueno, del nuestro, entre la costura y Teresa. Pasión. 

Bolso ideal y muy veraniego de El tren de la costa.

Teresa es valenciana, pero como yo ha sido acogida con mucho mimo en Madrid, donde reside desde hace tiempo con su bellísima familia, inmejorable e inagotable fuente de inspiración. Ella convirtió su amor por la costura en un hobby que, con el paso del tiempo, finalizó en profesión. Pasó de hacerse sus propios bolsos y bolsas de viaje, a venderlos al mismo ritmo frenético que crecen los admiradores de su arte para tejer sueños, ilusiones, belleza. Me cuenta que el punto de inflexión en este bonito cuento se produjo en un viaje con sus amigas. A ellas, a las que alabo el buen gusto, les encantó el modelo que eligió Teresa para la ocasión y a partir de ese momento comienzan los encargos. Y son sus propias amigas las que invitan a nuestra protagonista a que empiece a cobrar por sus cada vez más solicitadas creaciones. Despertar.

Bolsas de viaje y neceser de El tren de la costa.

Bolsas personalizadas

Sí, nuestra tímida, sensible, bella y apasionante diseñadora empezó llenando su armario de los modelos hechos por ella que siempre tuvo en su mente, que siempre quiso tener. Lo que quizás nunca pensó fue que lo que le gusta a ella nos encanta a muchísimas personas. Instagram se convirtió en uno de los escaparates de su marca y ya cuenta por miles sus seguidores, entre los que por supuesto me incluyo. También son innumerables los encargos que le llegan a través de la red social. Descubrirla, un gran tesoro. Talento. 

Bolsos hechos por Teresa Zaragoza, diseñadora de El tren de la costa.

La manera de crecer de esta firma está íntimamente unida al estilo de ella, a su gusto, a su manera de ser, de sentir, de amar, de vivir. Cada encargo tiene una historia, cada historia está cosida a mano y van dentro de esos bolsos que viajarán eternamente en el maravilloso tren de la costa. Sí, todas sus composiciones están cosidas a mano por ella, que además también forra el interior. Me siento especialmente hipnotizada por los bolsos que hace de sacos antiguos, que igualmente podréis adquirir a través de la web de Delipapel, firma que también me tiene locamente enamorada. Amor del bueno.

Diferentes bolsas para distintos usos de El tren de la costa.

Estoy disfrutando tanto de mi café con ella. Me la imagino en sus viajes descubriendo telas para sus diseños, tejiendo ideas, llenándose de inspiración y es entonces, solo entonces, cuando me doy cuenta de que el tiempo ha volado y que el tren ha llegado a la estación final. Seguiría muchas horas más metida dentro de esta burbuja alucinante que nos separa del mundo exterior, descubriendo la belleza que hay detrás de las personas. Pero toca despedida, ésa que tanto me cuesta. Ya en la calle compruebo que la luz continúa dando muestras de que la Primavera ha llegado para quedarse. Emocionada por mi encuentro, me despido muy agradecida de Teresa Zaragoza. Ella vuelve a coger su tren para emprender un nuevo destino y yo camino sola por el andén de la vida entendiendo que ése es mi momento. Disminuyo mi marcha, giro la cabeza y detengo un segundo el tiempo: Es extraordinario, su bella estela ya me acompaña. 

Ideal cartera de mano realizada por El tren de la costa.

¿Tenéis algún bolso de El tren de la costa? Seguro que muchos sois ya los que conocías esta marca, pero a los novatos os recomiendo que echéis un ojo a su perfil. Os diría que encontraréis cosas ideales para regalar, pero el problema está en que os querréis regalar todo a vosotros mismos. Irresistible tentación. Os deseo que paséis una semana llena de amor del bueno, del nuestro. Yo seguiré paseando agarrada a vuestra mano. ¿Me acompañas?