Esta mañana de domingo siento un sabor agridulce, mis queridos foodies. Por un lado estoy repleta de energía porque vamos a aprender, me incluyo, a realizar una receta que dejará perplejos a todos vuestros comensales en estas fechas de comidas familiares tan entrañables. Hoy pasaremos de aprendices de cocina a auténticos chefs. Daremos un salto importante, aunque siempre con los pies en el suelo, sabiendo que nuestro objetivo, nuestra meta sigue siendo pasar un rato muy agradable cocinando con nuestra gente. Sin embargo, también siento un poco de tristeza pues será el último plato que elaboraremos juntos en este 2017. Nos despediremos por unos días y regresaremos con nuevas recetas a partir del domingo 14 de enero de 2018 con más energía, pasión e ilusión. Pero este `hasta pronto´ no va a empañar este domingo perfecto, este día en el que conseguiremos ponernos una estrella en nuestros corazones. Nos espera un espectacular Micuit de foie de oca trufado. Suena increíblemente bien. ¿Preparados?

Micuit de foie de oca elaborado por De paseo por mi cocina.
Micuit de foie de oca
Todas las navidades mis hermanos y yo le pedimos insistentemente a mi madre que por favor nos haga un Micuit de foie de oca trufado, para estos días de comidas en familia. Somos amantes de este riquísimo aperitivo y ella lo prepara con un amor tan especial que le sale sencillamente exquisito. La diferencia entre el suyo y las miles de recetas buenas que encontraréis en otros lugares es que ella lo hace trufado. Un manjar extraordinario, creerme. Confieso que jamás he tenido el valor de ponerme `manos a la oca´ y hacer esta receta, pero después de compartir esta experiencia tan soberbia con mi madre en la cocina y verla en acción para todos nosotros, seré la próxima en dar el paso.

Empezamos con el ritual que ya todos conocéis. Nos lavamos las manos, nos ponemos los guantes para manipular el hígado y comenzamos. Me inspira tantos sentimientos buenos este reencuentro semanal con vosotros que mis pies empiezan a moverse solos por la cocina y todavía no le he dado al play. No quiero ni pensar cuando el gran Leonard Cohen comience a cantar para nosotras Hallelujah, no habrá quien nos pare. Siento, vivo, amo, bailo, cocino en familia. Que cerquita de la felicidad plena. !Vamos!

Ingredientes para el Micuit de foie de oca trufado
– 1 hígado de oca
– 10 gr de sal fina
– 4 gr de azúcar
– 5 cucharadas de vino de Oporto
– 2 cucharadas de vino de Jerez Pedro Ximénez
– 2 botes de trufas o trufa fresca
– Tostadas pequeñas de pan para acompañar

 

Ingredientes para el Micuit de oca.

Los mejores ingredientes para nuestra receta

 

Elaboración del Micuit de foie de oca

1

Lo primero que tenemos que hacer es desvenar el hígado. Ya os digo que este paso es de vital importancia. No os asustéis, al principio puede impresionar, pero una vez que empiezas no es para tanto. También podéis comprar el hígado ya sin venas, pero os saldrá bastante más caro y perderá parte del encanto que tiene meterse de lleno con esta receta. Partiremos en dos con mucho cuidado el hígado (como si abriésemos un libro) y buscaremos la vena principal para tirar de ella con cuidado e intentar que salga entera. Seguiremos buscando y limpiando el resto de las venas. Ya sabéis, tenemos de todo menos prisa. No os preocupéis demasiado si el hígado se os parte en trozos, pues más adelante lo recompondremos y lo prensaremos.

Limpiar el hígado de oca.

Es vital limpiar muy bien el hígado

2
Cuando el hígado esté bien limpio, lo metemos en un bol con agua fría y abundante hielo durante 15 minutos. Lo que queremos con esto es que quede bien limpio y no haya restos de sangre. Trascurrido el tiempo, lo sacamos del bol y lo ponemos a secar en papel de cocina.

3

A continuación, pondremos los trozos de hígado en una fuente bien repartidos para macerarlo. Es el momento de aderezarlo con la sal, el azúcar y las cucharadas de Oporto y de Jerez. Cuando lo tengamos preparado, tapamos la fuente con un papel film y la metemos en el frigorífico durante 12 horas.

Maceramos bien el hígado con los licores.

Cubrimos la bandeja con papel film y la metemos 12 horas en la nevera

4

Lo sacamos de la nevera pasado el tiempo y dejáis que se tempere un poco.  Retiráis el líquido sobrante de la fuente. Incorporamos la trufa. Nosotras compramos trufa fresca en el mercado. Es más cara, sin duda, pero su sabor es incomparable. Si os lanzáis a por ella, tendréis que quitarle muy bien la arena que siempre lleva y para ello usaremos un cepillo especial. Una vez realizado todo este proceso, comenzaremos a poner el hígado en la terrina especial para el Micuit de foie e incorporaremos las trufas.

Incorporamos las trufas a nuestra receta.

Pondremos los trozos de trufa sobre el hígado

5

Añadidas las trufas, ponemos el resto del hígado encima y tapamos con papel film. Pondremos la tapa de la terrina y ya tendremos todo preparado para meter al horno al baño María.

Envolvemos la terrina con papel film.

Antes de tapar la terrina le ponemos papel film

6

Precalentamos durante 15 minutos el horno a 100º con la fuente llena de agua caliente, ya que haremos la cocción al baño María. Pasados los 15 minutos, metemos la terrina y dejaremos cocer durante 40 minutos a 100º.

Cocemos el Micuit de oca en el horno.

Cocemos a 100º al baño María durante 40 minutos

7
Cuando el tiempo de cocción haya finalizado, sacamos la terrina del horno y al destapar comprobamos que la grasa se ha quedado en la parte de arriba. Es el momento de prensarlo. Para ello, cubriremos la terrina con papel albal y pondremos encima 500 gr de peso. Dejamos en la nevera 24 horas.

Prensaremos el hígado.

Prensamos durante un día el Micuit

8
Transcurrido el tiempo, le quitamos el peso, el exceso de grasa de la parte de arriba y lo desmoldamos. Para ello, sumergiremos la terrina en agua bien caliente para que sea más sencillo. Si os resulta muy grande para tomarlo en un par de días, podréis congelar los trozos que no vayáis a comer. Aguanta estupendamente durante, al menos, dos meses en el congelador.

9
Ya está listo. Nosotros en casa lo acompañamos de tostadas de pan, pero podéis improvisar el acompañamiento que más os apetezca como mermelada de frutos rojos o cebolla caramelizada. Al gusto.

Acompañamos el Micuit con tostadas de pan

Dificultad
Ya sabéis que nunca os engañaría, así que no os diré que esta receta es súper sencilla. Sin embargo, tampoco requiere grandes dotes en la cocina. Lo más importante es que limpiéis como mucho amor el hígado, tratando de no dejar ni una vena, y que estéis muy atentos con el tiempo de cocción. No es una receta barata, pero tampoco es carísima y teniendo en cuenta que no la realizaremos muchas veces al año, pienso que merece mucho la pena. Eso sí, comprar los ingredientes de calidad. Ya sabéis que aunque para mí el más importante siempre es el amor con el que realizamos los platos, no está de más que elijáis con esmero los productos ya que buena parte de vuestro éxito dependerá de ello. Necesitaréis tiempo para la elaboración de este aperitivo, pero una vez realizado, os aguantará varios días en la nevera. ¿Os atrevéis?
El resultado

Diréis que es amor de hija, pero os equivocáis. El macerado con el Oporto y el Pedro Ximénez, el toque especialísimo de la trufa y el cariño con el que mi madre ha trabajado en la cocina para todos nosotros hacen que el resultado haya sido absolutamente extraordinario.

Con esta receta triunfarás en Navidad.

El resultado os sorprenderá
¿Os gusta el Micuit de foie? ¿Os atrevéis a realizar esta receta? Con ella seréis los reyes de esta Navidad. Yo no voy a tardar mucho en intentarlo, estoy deseando que llegue el momento. No me gustan las despedidas, así que sólo os diré que ya sueño con la llegada del 14 de enero para saborear nuevos manjares. Eso sí, el jueves os espero en la última recomendación del 2017. Os gustará. ¿Me acompañas?