Buenos y bellos días, mis queridos foodies. Ya hemos empezado el mes de abril y sigo fascinada con la velocidad de la vida. Parece que fue ayer cuando os deseaba un año lleno de amor y ya no queda nada para Semana Santa y para llegar al ecuador de 2019. Alucinante. Y me parece un momento genial para presentaros nuestras Pastas de té, tremendas. Mi querida madre me ha regalado un curso de repostería maravilloso y he querido hacer la primera de las muchas recetas que espero que probemos juntos. Os animo especialmente a que las hagáis, están riquísimas. Llévale esta receta a tu mami, Marta Pujales Alonso, la volverás loca de amor del bueno, del nuestro. Va por ti, Chelo. Nervios. 

Pastas de té elaboradas por De paseo por mi cocina.
Pastas de té

Me aventuro sola en la cocina, pero os siento muy cerca y es entonces cuando pienso que aunque la apuesta es arriesgada, nada puede salir mal. Me lleno de fuerza, ilusión, pasión, dulzura y amor del nuestro. Me lleno de ti y me pregunto qué me deparará este baile contigo. Me lavo las manos, dispongo los ingredientes, le doy al play y simplemente Feel. Robbie Williams invade mi cocina y consigue que sienta, que viva, que sueñe, que vibre. Mucha vida por descubrir. ¿Hay algo mejor? Vamos.

Ingredientes

. 275 gr. de harina.

. 190 gr. de mantequilla

. 90 gr. de azúcar glas

. 100 gr. (más o menos) de azúcar

. 1 yema de huevo

. Las semillas de una vaina de vainilla (opcional)

Ingredientes para elaborar las pastas.

Ingredientes

Elaboración

1.- Nervios es la palabra porque me apetece mucho sorprender a mi madre y porque ya es un sentimiento inherente a mí cada vez que me meto en la cocina y pienso en vosotros. Vamos allá. Lo primero que debemos hacer es poner en un bol la mantequilla en pomada con el azúcar glas. Es importante que la mantequilla esté en pomada para poder mezclarla con el azúcar glas sin problema. Así, con una espátula batimos estos dos ingredientes e incorporamos la yema de huevo y las semillas de vainilla.

Mezclamos poco a poco los ingredientes en un bol. De paseo por mi cocina.

Mezclamos los ingredientes

2.- Cuando consigamos que estos primeros ingredientes estén bien unidos, le añadimos la harina previamente tamizada y continuaremos removiendo dentro del bol hasta que logremos tener una masa homogénea.

Tenemos que conseguir hacer una masa lisa.

Masa para nuestras pastas

3.- Ahora, con nuestra masa bien lisa, hacemos una bola y la partimos en dos mitades.

Cortamos la masa de las pastas de té en dos mitades iguales.

Cortamos la masa en dos

4.- Lo que debemos hacer en este momento, con cada una de las mitades por separado, es formar un cilindro del tamaño aproximado de la foto.

Haremos un cilindro con la masa antes de enfriarla.
Hacemos un cilindro con la masa

5.- Una vez hechos ambos, los envolvemos en papel film y los metemos en la nevera por espacio de dos horas.

Envolvemos el cilindro en papel film y lo metemos en la nevera.

Lo envolvemos en papel film antes de enfriar

6.- Pasado el tiempo, precalentamos el horno a 180º y ponemos los 100 gr. de azúcar normal sobre la mesa de trabajo. A continuación, situamos los cilindros recién sacados del frigorífico sobre la base de azúcar y los hacemos rodar para que se impregne la masa de azúcar.

Rebozamos el cilindro sobre el azúcar que habremos puesto en la mesa de trabajo.

Rebozamos el cilindro de azúcar

7.- Una vez hecho este importante paso, vamos cortando el cilindro en porciones de 1 cm y las colocamos en una bandeja de horno.

Cortamos la masa fría y ponemos las pastas en una bandeja de horno.

Horneamos las pastas

8.- Metemos la bandeja en el horno 12-15 minutos (cada horno es un mundo) y cuando estén listas, las dejamos enfriar en una rejilla.

Pastas de té recién salidas del horno y hechas por De paseo por mi cocina.

Recién salidas del horno

Dificultad

Es cierto, ya sabéis que jamás os miento, son más complicadas que las primeras galletas de mantequilla de nuestro recetario, pero creerme que merece mucho la pena hacer el esfuerzo. He llamado a esta receta Pastas de té porque realmente son exquisitas, especiales y muy adecuadas para acompañar a un buen té, café o chocolate en vuestras meriendas. Contar que os llevará tiempo, sobre todo por las dos horas que la masa tiene que estar en la nevera.

El resultado

Sí, sorprendí a mi madre y ése para mí es el mejor premio. Según su delicado y experto paladar, me salieron de cine y, después de sonrojarme, le di un abrazo enorme en agradecimiento a su dedicación conmigo en la cocina. Poco a poco lo vamos consiguiendo, nos estamos convirtiendo en unos verdaderos foodies in love. Espero que te gusten, Chelo.

Deliciosas Pastade de té.

Están deliciosas

¿Os gusta trabajar con masas? A mí me está encantando y cada una de ellas me descubre algo nuevo y diferente. Me gustaron tanto estas pastas que con ellas hice un regalo muy bello para alguien muy especial. Hoy mi despedida es un poco más larga. De paseo por mi cocina regresará el próximo jueves 25 de abril con nuevas recomendaciones y recetas hechas con todo mi amor del bueno, del nuestro. Os deseo que paséis unos días muy buenos de descanso en Semana Santa y que viváis intensamente, sin miedo y sin prisa. ¿Me acompañas?

Regala tus propias Pastas de té. De paseo por mi cocina.