Buenos y bellos días. Febrero avanza y no deja de sorprenderme cómo vuela la vida. Quizás por ello vivo con pasión, amo de verdad, sueño bonito, sonrío cada día y entiendo que en cada despertar nace una nueva oportunidad. Llena de motivación, esta mañana de jueves os traigo una de esas recomendaciones que no os podéis perder si estáis o viajáis a Vigo: Taberna Patouro, arte en la cocina. He tenido la inmensa suerte de que el mismo Benigno Couso Prado, propietario y chef de este excepcional lugar, me acompañe en esta maravillosa visita a su mundo. Será un paseo tranquilo por la historia de una de las tabernas más emblemáticas de la ciudad viguesa, donde mar, creatividad, frescura y amor del bueno se fusionan y generan una explosión de sensaciones brutal. Empezamos.

Entrada de la Taberna Patouro en Bouzas.

La Taberna Patouro está en el barrio de Bouzas

El paso de la vida ha hecho que cada vez me sienta un poquito más de Bouzas cuando viajo a Vigo. Suelo alojarme muy cerca de allí y me encanta porque se respira un aire marinero del que he estado toda mi vida enamorada. Es su gente, es su mar, es su historia, es la magia de Bouzas la que me ha cautivado, como me fascinó Patouro la primera vez que entré a cenar hace mucho tiempo ya. Me sorprendió desde el primer instante todo. Me enganchó la disposición del local en el que la cocina se mimetiza con el comedor de forma absolutamente natural. Muy bello.

Benigno Couso Prado es el chef y propietario de la Taberna Patouro de Vigo.

Beni Couso Prado, chef y dueño de la Taberna Patouro

Llego puntual a mi cita con Beni, al que observé entre sus fogones la noche anterior mientras disfrutaba de una maravillosa cena en Patouro con amigos. Sólo unas horas después, cuando todo vuelve a cobrar sentido otra vez, me recibió en su taberna. Fue en ese momento cuando comencé a comprender de dónde sale la magia en los platos que propone. Hombre fascinante de mirada serena, amiga, tierna y sonrisa fresca, amable, sincera. Me hace sentir como en casa y hay pocas cosas que me gusten más. Seguimos.

Dos de las elaboraciones que De paseo por mi cocina probó en Patouro.

Las delicias que prepara Beni

Hace un día soleado y salimos a charlar a la terraza que me encanta y en la que he vivido infinidad de momentos, instantes para el recuerdo en los que he probado un sinfín de platos elaborados por el maestro Beni Couso. Siempre me he preguntado de dónde le viene la inspiración y con el paso de los minutos a su lado me doy cuenta de que es un poeta gastronómico. Es su sensibilidad la que hace que su cocina me enamore y descubra siempre cosas nuevas. Él crea algo diferente según el producto de temporada que encuentre y esto es muy complicado para un chef, pero apasionante para el cliente. En Beni todo parece que fluye con tanta naturalidad, con tan buen rollo que consigue que suene fácil, pero no lo es. Como tampoco compaginar la cocina con la actividad empresarial que tiene que desarrollar al ser el propietario del negocio. Talento.

Taberna Patouro en Vigo.

Terraza de la Taberna Patouro

Retrocedemos un poco en el tiempo para colarnos directamente en la cocina de los Couso. Su familia siempre ha estado marcada por la hostelería y quizás fueron esos momentos con los suyos entre fogones los que alentaron a Beni a dirigir su rumbo hacia este camino. En Lugo estudió este bello oficio y tras ganar en experiencia y buen hacer en algunos restaurantes top del momento, él decidió ser valiente y emprender. Quería convertir en realidad el sueño de recrear los momentos bellos que pasó en la cocina con su abuela, sus padres… y lo consiguió. Nos abre de par en par la puerta de su casa, de su mundo. Se muestra tal cual es frente a nosotros y nos ofrece la posibilidad de experimentar con sabores sorprendentes y productos de la tierra de la mejor calidad. Maravilla.

Hamburguesa y empanada de la Taberna Patouro.

Me dejo llevar al ritmo que marca Beni. Escucharle es una delicia y os recomiendo mucho que si tenéis la oportunidad, no dejéis de visitarlo. Él es capaz de unir creatividad, fuerza, dulzura, sensibilidad, originalidad y calidad en todos sus platos. Confieso que he disfrutado de la cocina de Beni en innumerables ocasiones y creo que pocas veces he repetido un mismo plato. Alucinante. Me apasiona este lugar y el hecho de que esté situado en Bouzas lo hace aún más apetecible. Pasión.

Comedor de la Taberna Patouro de Bouzas.

Interior de la Taberna Patouro

Sí, va llegando el momento de la despedida, ése que tanto me cuesta. Me siento tan cómoda dentro del mundo de Beni Couso que no quiero salir de él. Le doy las gracias por recibirme, por meterme en su cocina, por mostrarnos más profundamente el alma de uno de mis lugares preferidos, por enseñarnos que cuando uno ama apasionadamente lo que hace, el resultado es inmejorable. Avanzo lentamente hacia mi nuevo destino, pero antes de regresar a mi mundo le doy las gracias a Beni por compartir con todos nosotros este excepcional paseo por Patouro de su mano. Ahora sí entiendo que es mi momento. Detengo un segundo el tiempo y giro la cabeza: Me lleno de sus sabores, de sus olores, de sus colores. Me lleno.

Benigno Couso Prado. Chef y propietario de la Taberna Patouro.

Benigno Couso Prado

¿Conocéis la Taberna Patouro en Bouzas? Si todavía no tenéis plan para esta bella noche de los enamorados, os recomiendo que os acerquéis allí (llamar antes para reservar). Os sorprenderá la delicadeza de Benigno Couto Prado en cada plato. Su frescura, imaginación, personalidad y originalidad me han seducido para siempre. ¿Me acompañas?

Algunos de los excelentes platos que preparan en la Taberna Patouro.