Buenos y bellos días, mis queridos foodies. ¿En serio ya es primavera? Qué barbaridad, qué ritmo lleva la vida y nosotros seguimos caminando juntos. ¡Cómo me gustan los jueves! Los rayos de sol que ya asoman para ir quedándose calientan mi alma tras un invierno frío y duro. Tengo ganas de cantar, bailar, sentir, gritar y cocinar, contigo. Hoy os traigo una receta sencilla de elaborar y riquísima en el paladar: San Jacobo de pollo, bendito momento. ¿Te apetece?

Receta de San Jacobo de pollo de De paseo por mi cocina.

San Jacobo de pollo

Esta mañana me cuelo sola en la cocina y cada vez siento más ilusión y pasión cuando llega este instante. Sí, me lavo las manos, me pongo el delantal, preparo los ingredientes y le doy al play. Y entonces sucede algo increíble. Es como si la lista de reproducción de De paseo por mi cocina en Spotify sintiese mi estado de ánimo. Sí, la gran Tina Turner sale a mi encuentro. The Best empieza suave y crece, crece, crece como las ganas que tengo de cocinar contigo. Sueño, vibro, vuelo, bailo y disfruto. Vamos. 

Ingredientes  

. 1 pechuga de pollo

. 2 lonchas de queso

. 1 loncha de jamón de York

. Sal

. Aceite de oliva

. Pan rallado

. Huevo batido para empanar

Ingredientes para el San Jacobo de pollo.

Ingredientes
Elaboración

1.- Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que deberéis comprar una pechuga de pollo por cada comensal. Así, abriréis la pechuga como un librillo con un cuchillo bien afilado.

2.- Cuando la tengáis abierta, le daréis unos golpecitos con un martillo de cocina o similar, sin machacar demasiado la pechuga. Le añadimos la sal y nos ponemos con el relleno.

Le damos unos golpecitos a la pechuga con un martillo de cocina antes de rellenarla.

Abrir la pechuga

3.- En este punto yo elegí rellenar la pechuga con dos lonchas de queso gruyer y una loncha de jamón de York. Pero como siempre os digo, al gusto de cada uno. Una vez que hayáis decidido el relleno, lo ponéis encima de una de las partes de la pechuga y lo cerráis con la otra parte de la pechuga. Yo no necesité ponerle palillos, pero si os sentís más cómodos poniéndoselos antes de pasarla por el huevo batido y el pan rallado, adelante.

Pechuga de pollo rellena lista para empanar. De paseo por mi cocina.

Rellenamos la pechuga

4.- Una vez que tenemos lista la pechuga, la empanamos pasándola por huevo batido y por pan rallado.

Empanamos la pechuga pasándola por huevo batido y pan rallado.

Empanamos la pechuga

5.- Es el momento de freír la pechuga. Ser generosos con el aceite y esperar a que se caliente bien. Entonces se fríe y si tenéis un día de esos de tirar la casa por la ventana con las calorías, haceros unas buenas patatas fritas. Yo, en esta ocasión, preferí acompañar mi San Jacobo con una ligerita ensalada de canónigos, espinacas y tomates Cherry, aliñada con Aceite de oliva virgen y vinagre de Módena.

San Jacobo de pollo elaborado por De paseo por mi cocina.

San Jacobo de pollo

Dificultad

Fácil no puede ser más y económica, también. Esta receta no os llevará mucho tiempo en la cocina y es deliciosa. Podéis acompañarla de lo que más os guste y os apetezca, mi sugerencia para hoy es ligera y saludable.

El resultado

Estaba buenísima, la verdad. Ya sabéis que hay muchas y diferentes teorías sobre qué debe llevar el verdadero San Jacobo. Yo, como buena gallega, no me mojo. Cada uno que elija el relleno que más le apetezca, que de lo que se trata es de disfrutar al máximo comiendo rico, casero y en familia.

Receta de San Jacobo de De paseo por mi cocina.

¿Os gusta el San Jacobo? A mí me chifla y os animo a que lo hagáis. A los niños les suele encantar y no conozco ni un adulto que huya de este plato. Espero que paséis una semana fantástica y que deis y os den mucho amor del bueno, del nuestro. Yo, si os apetece, os espero para desayunar juntos el próximo jueves. ¿Me acompañas?