Buenos y bellos días, mis queridos foodies. Espero que hayáis pasado un puente bueno y que, como yo, hayáis dado largos y reconfortantes paseos. De esos que llenan el alma, que secan las lágrimas, que te enganchan a la vida. Metidos de lleno en noviembre, el frío ya se ha instalado en nuestro querido Madrid. Y lo ha hecho como siempre, a lo bestia, sin pedir permiso. Le haremos frente con la mejor cara, el ánimo fuerte y mucho, mucho amor del nuestro, del bueno. De ese que me dais cada jueves y que motiva estas líneas. Hoy os propongo elaborar una receta diferente y que hará que vuestros desayunos o meriendas sean deliciosos. Los Scones con mantequilla y mermelada casera que nos enseñará a hacer hoy Carmela madre es una especialidad de los británicos y escoceses, muy típica por aquellos lares. Quizás en España no son tan conocidos, pero os animo a que los probéis. En casa nos encantan. A por ellos.

Los scones de De paseo por mi cocina.

Scones rellenos de mantequilla y mermelada

Aunque soy asidua a comer los Scones, nunca los he cocinado yo. Mamá tiene por delante la tarea de enseñarnos y algo me dice al verle los ojos que le van a salir de 10. Se pone el delantal, se saca las sortijas, se lava las manos y yo le doy al play. Rozalén y Estopa encienden el motor de mis pies. Vivir ya suena con fuerza en la cocina y siempre que la escucho, me agarro con fuerza a la mano de mi querida amiga Amparo Bello. Tan bella. Mi cuerpo se estremece al escucharla y aparece esa conexión maravillosa entre madre e hija. La atrapamos y nos metemos de lleno en la receta. Caminamos.

 

Ingredientes para los Scones

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de levadura Royal
  • 60 gr de mantequilla
  • 1 huevo grande
  • 2 cucharas y media de leche entera y un poco más para pintar los Scones
  • 1 pizca de sal
  • Mermelada para el relleno
  • Mantequilla para el relleno

Ingredientes para los Scones.

Ingredientes para la elaboración de los Scones

 

Elaboración de la masa

1.- Antes de ponernos manos a la masa, precalentamos el horno poniéndolo a 200 grados. 

2.- Mezclamos en un bol la harina, la levadura y la mantequilla en trocitos. Desmenuzamos todo bien y nos tiene que quedar la mezcla como si fuera pan rallado.

3.- Hacemos un hueco en la mezcla como si fuera un volcán y le incorporamos el huevo que previamente habremos batido y la leche entera. Lo removeremos bien y si nuestra masa necesitase un chorrito más de leche, no dudéis en echárselo. Lo que tenemos que intentar conseguir es que nos quede una masa seca y suave.

Masa trabajada para los scones.

Masa para los Scones

 

Elaboración de los scones

1.- Cuando tengamos preparada la masa, espolvoreamos con harina nuestra mesa de trabajo. Con un rodillo estiramos la masa hasta conseguir que el grosor de la misma sea aproximadamente de 2 cms.

Estiramos la masa con un rodillo.

Estiramos la masa con un rodillo

2.- Con un corta pastas redondo vamos cortando la masa en porciones circulares.

Cortamos en círculos la masa de los Scones.

Cortamos la masa en círculos

3.- Las colocamos sobre una bandeja antiadherente de hornear.

4.- Antes de meterla al horno, cogemos un pincel de cocina, lo mojamos bien en leche y pintamos la parte de arriba de los scones.

Pintamos con leche los Sacones de Depaseo por mi cocina.

Pintamos con leche los Scones

5.- Metemos la fuente en el horno y dejamos que se cuezan los scones durante 10/15 minutos (dependiendo del horno). No dejéis que se doren demasiado.

6.- Cuando estén listos, sacáis la fuente del horno y colocáis los scones en una rejilla.

Dejamos enfriar los Scones.

Dejamos templar los Scones antes de rellenarlos

7.- Una vez que estén templados, los abrimos por la mitad y les introducimos la mantequilla y la mermelada.

 

Dificultad

Nunca los había hecho y la verdad es que no me ha parecido de las recetas más complicadas que ya hemos cocinado juntos. Me ha encantado el proceso de elaboración y estoy descubriendo que me encanta trabajar con las masas y encontrar sus diferencias. Os van a resultar muy fáciles de hacer.

El resultado

Tanto para los desayunos como para las meriendas, buenísimos. El relleno, como siempre os digo, es opcional. Yo elegí mantequilla y mermelada de albaricoque. Los ingleses son más partidarios de la crema, pero en lo que ambos coincidimos es que acompañados de un buen té o café son de lo más apetecibles.

Los scones con mantequilla y mermelada es un desayuno fantástico.

¿Habéis probado los Scones? A mí me gustan desde hace muchísimos años, pero mi querida y paciente madre ha conseguido enseñarme a hacerlos y estoy como loca por el rato maravilloso que hemos pasado juntas en la cocina y por lo mucho que aprendo a su lado. Os recuerdo aquí una receta de mermelada casera que hicimos hace un tiempo juntos y que os puede venir muy bien para que vuestros Scones sean aún más naturales y ricos. Recordaros por último que si queréis cocinar bailando como nosotras, tenéis la lista de reproducción de De paseo por mi cocina en Spotify. ¿Me acompañas?