Buenos días, mis queridos foodies. Espero que hayáis tenido una semana soberbia y que estéis preparados para acompañarme por esta bella aventura de domingo. Hoy regresamos a los postres y os confesaré que esta Tarta de queso y mermelada es uno de mis preferidos. Además, estoy especialmente contenta porque he decidido hacer mi primera mermelada casera y el resultado, en boca de mi madre, es extraordinario. Ella, cosa que le agradezco, es la más crítica con todos los platos que elaboro sola. Así que, como os imaginaréis, ya me siento muy feliz por haber conseguido su cariñoso reconocimiento.

Tarta de queso y mermelada de fresa.

Tarta de queso y mermelada casera

Coldplay ya suena con Yellow. El ritmo fluye, no hay marcha atrás. Me lavo las manos, comienzo a sentir. Mi cuerpo se deja llevar por la cocina. Atrapo el instante, no quiero dejarlo escapar. Me lleno de fuerza, de vida y empiezo a pensar en todos vosotros, en vuestras manos cuando os animéis a realizar esta receta. Inspiración, pasión y amor del bueno. A por ella.

 

Ingredientes para la mermelada de fresas

– 600 gr. de fresas
– 250 gr. de azúcar
– El zumo de un limón

Ingredientes para la mermelada de fresas.

Ingredientes para la mermelada de fresas

 

Ingredientes para tarta de queso

– 150 gr. de azúcar
– 1 vaso de vino de leche entera
– 1/2 litro de nata
– 70 gr. de mantequilla
– 200 gr. de galletas Digestive
– 200 gr. de queso Philadelphia
– 1 sobre de cuajada
– 1 bote de mermelada de fresas

Ingredientes para la tarta.

Todos los ingredientes para la tarta de queso

 

Elaboración de la mermelada

1

Comenzamos. Qué ilusión, mi primera mermelada de fresas. Antes de nada, les quitamos las hojas y las lavamos en agua fría. Una vez completado este paso, y tras cortar las fresas en trozos no muy grandes, las ponemos en un bol, añadimos el azúcar y el zumo de un limón exprimido.

Maceramos las fresas para la mermelada.

Maceramos las fresas antes de la cocción

2

Dejaremos que se macere todo durante tres horas, removiendo de vez en cuando la mezcla. Cuando haya pasado el tiempo, es el momento de comenzar a cocer.

3

En un cazo ponemos la mezcla a fuego máximo. Cuando rompa a hervir, bajáis la temperatura de la vitro. Con una cuchara de madera podéis ir quitando la espuma que sale al hervir y removéis, aunque no es necesario que sea constantemente.

Cocemos las fresas.

Cocemos las fresas y le quitamos la espuma
4

El tiempo de cocción dependerá de la cantidad de mermelada de fresas que queráis hacer y de cómo os guste de espesa. En mi caso, mantuve un poco más de media hora el cazo al fuego.

5

Si queréis la mermelada para vuestros desayunos, simplemente tendréis que finalizar la receta poniendo la mermelada en un tarro de cristal. Si la utilizáis para esta receta de Tarta de queso, lo que tendréis que hacer a continuación y antes de que se enfríe, es pasar la mezcla por un colador para que no quede ni rastro de las pepitas. La reservamos para el momento de incorporarla a nuestra tarta.

Bote de mermelada de fresa elaborada por De paseo por mi cocina.

Mermelada de fresas casera para la cobertura de la tarta

 

Elaboración de la tarta

1

Lo primero que haremos será triturar las galletas. Cuando las tengamos, las mezclamos con la mantequilla derretida.

2

Una vez realizado ese proceso, las ponemos como base en un aro de cocina que utilizaremos para nuestra tarta de queso y fresas.

Base de galletas para la tarta de queso y mermelada casera.

La base de galletas triturada de nuestra Tarta de queso

3

En un cazo a fuego máximo ponemos el azúcar, la nata y el queso Philadelphia. Dejaremos cocer todo hasta que consigamos tener una mezcla uniforme. Removemos bastante y con alegría, algo que nunca nos puede faltar.

4

Reservamos la mezcla y unimos la leche con la cuajada. Debemos de revolver muy bien para que no queden grumos. Cuando esté perfecta, se la añadimos a la mezcla anterior y lo ponemos en el aro sobre la base de las galletas. Dejaremos cuajar en la nevera durante, al menos, tres horas.

Tarta de queso fresca.

Dejamos cuajar en la nevera tres horas

5

Una vez que se haya cuajado la mezcla, la sacamos del frigorífico y le añadimos la mermelada. Para ello, calentamos un poco la mermelada que habremos hecho o comprado (recordar que en cualquiera de los dos casos debéis quitar las pepitas) y se la añadimos a nuestra espectacular Tarta de queso.

Ración pequeña de la tarta de De paseo por mi cocina.

Podéis hacer una tarta grande y otra más pequeña de ración

 

Dificultad

Depende un poco de lo que os queráis complicar la vida. A mí me hacía mucha ilusión hacer mi primera mermelada casera. Más que complicar la elaboración de esta receta, lo que me supuso fue dedicar más tiempo en la cocina. Pero ya sabéis que, como siempre os digo, tenemos de todo menos prisa y con este blog lo que estamos es aprendiendo, comenzando una apasionante aventura culinaria que no sé hasta dónde nos va a llevar. Es una receta muy sencilla y, quizás, uno de mis postres favoritos.

El resultado

Es buena en cualquier momento del año y muy ligera. No empacha y tendréis un postre sencillo y rico para los domingos en familia o para cualquier comida con amigos. Visualmente es muy atractiva y el sabor, buenísimo. Os la recomiendo. Yo elegí mermelada de fresas, pero la de frambuesas o la de arándanos le va extraordinariamente bien.

Un postre delicioso.

La mermelada de frambuesas o arándanos también le va muy bien

¿Habéis hecho alguna vez esta Tarta de queso? Es francamente sencilla de elaborar y no os robará mucho tiempo en la cocina. Es fresca y válida para cualquier época del año. ¿Me acompañas?