Buenos y bellos días. ¿Cómo ha ido la semana? Ya sabéis que espero que fuese especialmente bonita. Yo no puedo quejarme ni un poco y menos hoy, que es mi día preferido y aquí aparezco, para desayunar contigo. Prosigue la vida y nosotros con ella y mis adoradas recomendaciones. Conocer personas fantásticas, llenas de creatividad y fuerza es un lujazo, por eso siempre os hablaré de lo muy afortunada que me siento. Esta preciosa mañana de octubre os presentaré a una jovencísima artista que acaba de emprender una aventura maravillosa que os sorprenderá. Tridal.Bags es su firma, Beatriz Dacosta Albasanz, su nombre. Nos agarramos fuerte a su mano, con la que traza en las bolsas que vende pinceladas de sensibilidad, pasión y belleza. Huella. 

Tridal.Bags es Beatriz Dacosta

Beatriz Dacosta es Tridal.Bags

Llego a mi cita con mi habitual puntualidad británica y Bea ya está esperándome con su radiante sonrisa. Qué gustazo. Es temprano y este año en Madrid el frío de las noches y las mañanas nos cogió, como siempre, saboreando los restos del verano. Sin embargo, el simple hecho de sentarme a escuchar la historia de Tridal.Bags hace que entre en calor pausadamente. Será, quizás, ese imán alucinante que irradia esta niña con manos de ángel y sueños muy bellos. Despertamos.

Bolsas de asas de Tridal.Bags pintadas por Bea Dacosta.

Bolsas de asas pintadas por Bea

Sí, despierto a la vida con cada nuevo testimonio que hallo en el camino y eso hace que me sienta muy viva. Después de un desayuno sereno, le cuento a Bea que conocí su marca gracias a mi madre. Carmela acudió al Rastrillo Benéfico de la Capilla de la Sagrada Familia el pasado mes de marzo y allí estaba ella vendiendo sus bolsas y neceseres pintados a mano, con el fin de recaudar dinero para un proyecto en Bolivia. De regreso a casa, mamá me mostró la bolsa para guardar bolsos que había comprado y quise conocer en profundidad a la persona que hacía los dibujos. Sentí, ya me conocéis, que había alma y arte en cada trozo de tela. Pasión.

Bolsas para guardar bolsos de Tridal.Bags.

Bolsas para guardar los bolsos

No me cansaré de repetir lo mucho que admiro a los emprendedores. Me parecen auténticos héroes cargados de proyectos brillantes. Aplaudo su valentía, su amor por lo que hacen y su coraje para enfrentarse a lo que de verdad les apasiona. Y éste es uno de esos casos. Hay personas que nacen con un don y el de pintar, me sobrecoge especialmente. Fascinada.

Bolsas pintadas a mano.

Una idea, una bolsa

Pronto, muy pronto, Beatriz se dio cuenta de que sentía la misma afición por la pintura que su padre y con una celeridad bestial, empezó a desarrollarla. Bea mostraba con pocos años una imaginación sensacional, un buen gusto extraordinario y un temple con las manos que aún hoy sobrecoge. En el colegio, cuando la profesora le pedía a todos los compañeros de su clase que compusiesen un cuento, ella lo escribía, pero también lo ilustraba con unos dibujos que ya apuntaban que su destino tendría que estar, de una u otra manera, ligado a la pintura. Recuerdos.

De niña Bea ya ilustraba los cuentos del cole con ilustraciones preciosas.

Bea ilustraba los cuentos de su niñez

Así descubrió que pintar era su hobby, que le hacía sentir bien y siempre que ha tenido la oportunidad, se ha envuelto de colores vivos, frescos, nuevos. A pesar de su juventud, ya trabaja en el INE (Instituto Nacional de Estadística) después de sacarse en solo un año la Oposición al Cuerpo Superior de Estadística del Estado. Y ahora, justo en este preciso instante, se unieron un cúmulo de geniales acontecimientos que desembocaron en el inicio de Tridal.Bags. Brillante.

Bea Dacosta, trabajando en su casa.

En proceso de creación

Bea y su familia siempre han colaborado de forma muy activa en la Capilla de la Sagrada Familia y, especialmente, en el Rastrillo Benéfico que todos los años se organiza al inicio de la Primavera. En esta ocasión quisieron cooperar realizando algo artesanal, algo que después pudiesen vender para obtener dinero para el Rastrillo. Conociendo el don de Bea con sus manos, a su madre se le ocurrió que podía hacer sus sensacionales dibujos en bolsas de tela y neceseres. Estreno.

El inicio de Tridal.Bags fue en un Rastrillo Benéfico.

Venta en el Rastrillo Benéfico

Dicho y hecho. Bea estuvo tres semanas aplicándose al máximo en los pocos huecos que tenía por la tarde, para llenar de belleza las 40 bolsas y neceseres que después vendería en el Rastrillo. En la primera mañana del primer día casi se agotaron, algo que jamás estuvo en la cabeza de nuestra ya querida niña, pero que a mí no me sorprende lo más mínimo. Velocidad.

Bolsa para la playa de yute pintada a mano. Tridal.Bags.

Bolsa de yute pintada a mano

Dos días después, Bea tenía más de 30 encargos personalizados y ése fue el momento en el que decidió crear su propia marca, darse a conocer en Instagram y convertir su hobby por la pintura y su creatividad en Tridal.Bags (@tridal.bags). Se estrenó con las bolsas de tela, los sacos para guardar los bolsos o los zapatos, utilísimos para viajar, las bolsas para la ropa interior y sus neceseres ideales. Al verlos, a mí que me encanta el orden, me parecieron definitivos. Brava.

Bolsas para guardar las cosas de sevillanas.
Ideales bolsas para las clases de flamenco

Además de la tela, también trabaja con bolsas de yute para la playa, a pesar de que pintar esta fibra textil no es sencillo. El ingenio de Bea no tiene freno. Antes de que el verano llegase a su esplendor, ya estaba entregando sus primeras y preciosas alpargatas, que personalmente he calzado todo el verano y que no me pueden gustar más. Pero os aviso de que el Otoño está al caer y nuestra estrella ya anuncia novedades. Viveza.

Las alpargatas de Tridal.Bags.

Las alpargatas de Tridal.Bags

Cómo me está sabiendo de rico este desayuno. Cómo lo estoy disfrutando. Cómo me gusta encontrar de paseo por la vida a personas tan generosas, tan buenas, con tanto talante y talento. Con una personalidad tan cautivadora como arrolladora, Bea reconoce sentir una especial atracción por la moda, por eso ni de lejos descarto ver pronto estampados sus dibujos en alguna de mis camisetas. Deseos. 

Bolsas para los bañadores y neceser.

No quiero mirar el reloj, ése que siempre me devuelve a mi mundo. Quiero seguir inmersa en esta apasionante charla con ella, cuya mirada expresa serenidad, complicidad, frescura, vida. Sus ojos irradian paz, ilusión, fuerza, equilibrio, juventud madura y mucha, muchísima alegría. Contagia amor del bueno. Nos sacudimos de encima las pocas ganas que tenemos de decirnos adiós e iniciamos la despedida, ésa que tan poco me gusta. Agradezco su cariño y dedicación, nos damos un abrazo de brazos abiertos, de esos que tanto llenan, y nos ponemos en marcha por diferentes caminos. Diez pasos más allá, ya sentía morriña y decidí bajar la marcha y doblar la cabeza para ver cómo Bea giraba en la esquina. Entonces, detuve un segundo el tiempo y sentí: Trazos de vida bella. 

Bolsas para guardar la ropa de bebé.

Para bebés, maravillosas

¿Conocéis Tridal.Bags? Podéis encontrar esta recién estrenada marca en Instagram. Os sorprenderá lo artistaza que es Bea, aunque quizás su grandeza reside en su humildad, su generosidad, su talento innato. Os deseo que paséis una semana muy bonita, muy llena de amor del bueno, del nuestro, del que queda, del que importa, del que marca. Si os apetece, os espero el próximo jueves para seguir paseando por la vida de la mano. Siempre, contigo. ¿Me acompañas?

Boñsas pintadas a mano por Bea Dacosta.